Aceptar la muerte de un ser querido: El duelo, todo un viaje que el destino nos invita a hacer para renovar viejas estructuras que ya no nos servirán más, conlleva momentos críticos abundantes que se repiten dos o tres veces al día. A veces se prolongan en el tiempo.

Para aceptar la muerte de un ser querido, habrá que trabajar el desapego, la aceptación y la sumisión al destino sirven de ayuda los paseos diarios en la naturaleza, la meditación, el sentir, el vivir en la medida en que se puede el aquí y el ahora.

Procurar a diario momentos de soledad para experimentar la cercanía con uno mismo. Hablar desde la sinceridad con familiares y/o personas de confianza de la situación anímica que se está atravesando, ello produce un gran alivio.

Puedes intentar con estos consejos:

  1. Establecer momentos de silencio consciente en los que trabajar la calma interior y la quietud mental observando nuestras propias experiencias como si fueran las de otra persona y sacar las consecuencias oportunas.
  2. Tomar conciencia de que en este estado de ánimo caótico se entremezclarán infinidad de pensamientos de diferente procedencia.
  3. Ajustar las necesidades físicas y psicológicas a lo que las mismas demandan, sin caer en la trampa de la autocompasión. Precisamente, debido a los momentos delicados que estamos atravesando, es más que nunca necesario prestar una atención especial a las necesidades de nuestro cuerpo y de nuestra alma, sin dudar en solicitar la ayuda adecuada si la situación lo requiere.
  4. Intentar ser lo suficientemente humildes como para reconocer las propias limitaciones y nuestras imperfecciones como forma de aceptar las imperfecciones de los demás, estando dispuestos a aprender de cualquier persona o situación.
  5. Permanecer en actitud de escucha activa, atentos a lo que el mundo espiritual nos sugiera.

Te invitamos a leer más artículos en: www.elremanso.org/blog
Palabra clave: Aceptar la muerte de un ser querido