El duelo en navidad: Claves para sobrellevarlo

El dolor que sentimos tras la pérdida de un ser querido, sin duda, es una experiencia profunda y difícil de afrontar al reencontrarse con la familia en las fiestas de navidad.

La temporada de fiestas puede intensificar la sensación de pérdida y tristeza, en especial marcada por una pandemia que ha cobrado cientos de miles de vidas y ha puesto en duelo a millones de personas.

Sin embargo, también pueden constituir momentos reconfortantes en los cuales uno pasa tiempo con la familia y los amigos, centrando la atención en los buenos recuerdos y tratando de recuperar la alegría.

Todo eso está bien; no hay una sola fórmula para recuperarse del duelo.

El duelo lleva tiempo y las expectativas para ti y los demás deben ser realistas; y, sobre todo, sé compasivo contigo mismo.

Por otro lado, si las fiestas son una buena distracción y levanta sentimientos de alegría y buenos recuerdos, participa a lo grande.

Algunos se sienten mal por no poder disfrutar de las fiestas y otros se sienten culpables por sentir alegría.

Si tienes una idea clara de lo que necesitas, sabrás cómo pasar las fiestas sin juzgarte y sin juzgar a los demás.

Si participas en alguna actividad navideña, diles a los demás que tal vez te retires antes de tiempo si es demasiado para ti y, de ser posible, cuenta con un amigo que pueda ayudarte.

Es importante reconocer si estás cayendo en una depresión profunda, una ansiedad o un duelo complicado (un trastorno psicológico que implica un duelo prolongado y muy intenso que interfiere con las actividades cotidianas).

Muchas actividades navideñas y de fin de año dedican una atención especial a los niños, y es bueno pensar en lo que necesitan.

Bien sabemos que lo que uno decide hacer para pasar las fiestas puede afectar a los hijos, nietos y sobrinos de la familia.

Tal vez te contagies de su alegría si participas en actividades que son importantes para ellos, y retirarte cuando llegues a tu límite.

También puedes comprar algo que simbolice a esa persona o que hayas compartido con ella y donarlo a una familia que lo necesite.